Escrito por: Gobierno

Banamex alerta por pérdidas de CFE y Pemex; una carga excesiva para arcas del gobierno federal

Ciudad de México (Iliana Chávez / Energía Hoy).- Citibanamex, alertó sobre el desempeño del Petróleos Mexicanos (Pemex) en el primer trimestre del año, ya que la caída en los ingresos petroleros fue inusualmente grande, por lo que solo queda esperar el paquete de apoyo financiero de Hacienda y el plan de negocios de la empresa petrolera.
En su “Nota Oportuna. Finanzas públicas y Pemex: en efecto, un duro primer trimestre”, señaló la expectativa de que la curva de aprendizaje de la administración de AMLO afectaría el ritmo del gasto terminó materializándose en el primer trimestre de 2019. Sin embargo, por el lado del ingreso, los resultados también se mantuvieron por debajo de las expectativas: los ingresos petroleros se están rezagando significativamente.
El documento menciona que el gobierno cumplió en términos de disciplina fiscal, pero no de la forma pensada: vemos riesgos de una consolidación fiscal que podría resultar excesiva. A pesar del superávit primario, el balance del sector público fue negativo, de 24.5 mil millones de pesos (mmp), principalmente por los déficits de Pemex y CFE (79.9 y 34.5 mmp, respectivamente).
Pemex se ubicó de nuevo en números rojos en el primer trimestre de 2019, impulsado por una caída significativa en los ingresos de 10.4% anual a 18.4 mil millones de dólares (mmd). Más preocupante: a) la producción petrolera continúa disminuyendo y la nueva meta para 2019 sigue pareciendo ambiciosa, y b) respecto a la refinación, en donde la administración de AMLO está poniendo reiterado énfasis, los resultados son también decepcionantes.
En lo que toca a la deuda de Pemex, dice el análisis, la empresa está a la espera del paquete de apoyo financiero de Hacienda (mientras tanto, Hacienda espera el plan de negocios de Pemex).
Indicó que los ingresos petroleros se están rezagando significativamente. En el primer trimestre estuvieron por debajo del programa en 68.7 mmp, principalmente por ingresos petroleros menores a los esperados (en 85.6 mmp).
Los ingresos no petroleros fueron 16.9 mmp mayores al programa, aunque los ingresos tributarios se quedaron cortos por 3.5 mmp debido a una menor recaudación de IVA (en 4.9 mmp). La caída en los ingresos petroleros fue inusualmente grande.
Se debe tener en mente que ya en los Pre-Criterios la SHCP estimaba que esta caída fuera de 115 mmp para el año; solamente en el primer trimestre ya se materializó 60% de esta caída. La tendencia de los ingresos observada en el primer trimestre se podría revertir en trimestres posteriores: en términos anuales, los ingresos totales cayeron en 1.2%, pero los tributarios aumentaron en 5.1%, impulsados por la expansión del IEPS al precio de la gasolina.
Esta fuente de recursos ya está enfrentando dificultades en el segundo trimestre toda vez que Hacienda redujo el IEPS neto a la gasolina para lograr que los precios crezcan a la par de la inflación. Otros ingresos tributarios podrían afectarse por la deceleración esperada de la actividad económica.
Por lo tanto, el gobierno cumplió en términos de disciplina fiscal, pero no de la forma pensada. Dado que el gasto total se contrajo más que los ingresos, las cifras de enero a marzo muestran un balance primario positivo (98 mmp).
En este sentido, la medida más amplia de deuda, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), fue de 42.3% del PIB, en línea con la cifra programada para el cierre de año de 45.1% del PIB. Un par de consideraciones son relevantes:

  • Mientras que el plan original era una política fiscal restrictiva, el hecho de que el balance esté muy en línea con el plan, a pesar de menores ingresos, aumenta el riesgo de una consolidación fiscal excesiva; esto no luce bien particularmente en el contexto de las actuales expectativas de un crecimiento económico débil.
  • A pesar del superávit primario, el balance del sector público fue negativo (24.5 mmp), principalmente por los déficits de Pemex y CFE (79.9 y 34.5 mmp, respectivamente). Más abajo discutimos los resultados de Pemex al primer trimestre de 2019, pero no se debe pasar por alto la situación financiera de CFE.

Pemex: aún en el limbo
El análisis de Citibanamex expone que Pemex se encuentra de nuevo en números rojos en el primer trimestre de 2019. Durante este trimestre, la empresa registró una pérdida neta de 35.7 mmp o 1.8 mmd, principalmente por menores ganancias cambiarias y una caída en la producción petrolera.
La pérdida en este trimestre es significativa, sobre todo al compararse con cifras correspondientes del año pasado, cuando la empresa tuvo ganancias por 113.3 mmp (5.8 mmd). La razón principal de este resultado es una caída significativa de 10.4% anual de los ingresos a 18.4 mmd, explicada por:

  • Una caída dramática en las ventas domésticas (-16.3% anual). Pemex considera que esta caída se explica por mayores precios de la gasolina, una pérdida de mercado por nuevos competidores y un menor volumen de ventas, dado lo que llama “efectos temporales” de su estrategia anti-robo de combustible.

Creemos que estos argumentos están abiertos a discusión (por ejemplo, la elasticidad precio de corto plazo de la demanda de la gasolina es baja, aunque la entrada de nuevos competidores sí es un evento que podría ser relevante en un mercado que normalmente estaba cerrado).
En cualquier caso, la medida en la que la estrategia adoptada para combatir el robo del combustible afectó los ingresos probablemente continúe generando debate;

  • Mientras tanto, la utilidad cambiaria neta cayó en 74.8% anual en el primer trimestre a 1.56 mmd. Esto tuvo un impacto considerable en los resultados operativos de Pemex, a pesar de que la compañía reportó un menor pago de impuestos por la caída en la producción y un régimen fiscal más favorable negociado con la Secretaría de Hacienda.

Posiblemente más preocupante es que la producción petrolera continúa disminuyendo y que la nueva meta para 2019 sigue pareciendo ambiciosa. Pemex reportó una caída de 11.8% anual en la producción durante el primer trimestre a un promedio de 1.66 millones de barriles diarios (mbd). Para 2019, Pemex anunció que espera una producción promedio de 1.725 mbd (anteriormente 1.77 mbd), y también que implementará una estrategia que incluye el desarrollo de 20 nuevos campos: 16 en aguas someras y 4 terrestres.
Aunque esta nueva producción se materialice pronto, la meta se ve ambiciosa: la producción necesitaría aumentar en 0.6% cada mes, lo cual implicaría una producción diaria promedio en diciembre de cerca de 100,000 bd por encima de los niveles actuales.
Respecto a la refinación, en donde la administración de AMLO está poniendo reiterado énfasis, los resultados también son decepcionantes. La actividad por refinación cayó en 6.6%, a un promedio de 559 mbd durante el primer trimestre, cerca de 34% de la capacidad conjunta de las seis refinerías en el sistema de Pemex.
Por primera vez, Pemex reveló “pérdidas no operativas”, definidas como las que surgen de acciones ilícitas, incluyendo el robo de combustibles. Sobre esto, la empresa reportó una mejora de 78.6% en comparación con el primer trimestre de 2018. Estos resultados sugieren que, a pesar del progreso por combatir el robo de combustible, los problemas de refinación van más allá de esto.
En lo que toca a su deuda, Pemex está a la espera del paquete de apoyo financiero de Hacienda (mientras tanto, Hacienda espera el plan de negocios de Pemex). Durante el primer trimestre de 2019, Pemex mantuvo sus niveles de deuda constantes. Reportó que mantiene seis líneas de crédito revolvente para el manejo de liquidez, por montos de 6.7 mmd y 32.5 mmp, y al primer trimestre, 2.6 mmd y 25.5 mmp (1.3 mmd) aún estaban disponibles (sumando aproximadamente 3.9 mmd).
El diagnóstico de liquidez es relevante ya que las próximas amortizaciones de deuda entre abril y diciembre son de 4.8 mmd, y la empresa planea evitar emitir deuda en los mercados financieros ya que espera el plan de Hacienda que le permitiría usar recursos del fondo gubernamental para “días lluviosos” (FEIP). Esta parece ser la noticia por anunciarse más anticipada en México, solo detrás de la del plan de negocios de Pemex, el cual la empresa ahora dice que publicará en junio.

(Visited 9 times, 1 visits today)
Compartir
Close