Escrito por: Opinión, Rosanety Barrios

Almacenar para evitar desabasto de combustibles

Rosanety Barrios Beltrán[i]
Mucho se ha hablado sobre el tema del combate al robo de combustible y el desabasto que el país ha enfrentado en materia de gasolina y diésel. Por un lado, se aplaude la decisión y se cuestiona la estrategia. Más allá de las causas específicas que hayan detonado la crisis de diciembre de 2018, es un hecho para no es la primera vez que México enfrenta una problemática de este tipo, de forma tal que resulta impostergable la adopción de soluciones estructurales.
Los mexicanos sabemos perfectamente bien que nuestro sistema energético no es capaz de mantener la atención a la demanda ante un evento inesperado en el corto plazo. No me refiero solo al problema de diciembre pasado. Cada mes de diciembre, cuando se alcanza la demanda pico, Pemex ha tenido que salir a dar explicaciones para justificar problemas de desabasto. Los invito a buscar “desabasto de gasolina diciembre”, en internet, se van a sorprender de la cantidad de veces que hemos enfrentado este problema.
Las razones son casi siempre las mismas, problemas climáticos, paro de ductos por robo, paro de refinerías por problemas de mantenimiento, y las inevitables compras de pánico. Es decir, eventos inesperados que claramente nuestro sistema no puede enfrentar porque no es redundante. No hay infraestructura que permita sustituir una ruta por otra en tiempo y costo similar, ya que, por razones históricas, que tienen que ver fundamentalmente con la existencia de precios regulados, Pemex no pudo invertir para atender una demanda que aumentó 55% entre 2000 y 2017.
¿Y cuáles son las inversiones necesarias? Mucho se ha hablado recientemente sobre la decisión de sustituir el uso de los ductos por pipas. Sin duda que esa decisión responde a una circunstancia específica, pero desde una perspectiva de mayor plazo conviene analizar la posibilidad de que en lugar de que el combustible tenga que recorrer largas distancias para atender emergencias estuviera disponible cerca de los lugares donde se consume. Dicho de otra forma, ¿y si pensamos en almacenamiento antes que en el transporte y dejamos que el transporte necesario  se resuelva a partir de distancias más cortas?
Para encontrar la respuesta a estas preguntas, recurramos a la Agencia Internacional de Energía, que define seguridad energética como “la disponibilidad ininterrumpida de fuentes de energía a precios asequibles” De acuerdo a esta institución, esta condición se alcanza actuando en dos dimensiones temporales: en el corto plazo, un sistema energético en condiciones de seguridad debe ser capaz de enfrentar interrupciones inesperadas, mientras que, en el largo plazo, este mismo sistema tuvo que haber previsto las inversiones necesarias para atender una demanda creciente.
Contar con almacenamiento es una buena práctica internacional, recomendada por la AIE, la entidad especializada en seguridad energética. La Agencia recomienda a sus países miembros contar con un almacenamiento de por lo menos 90 días de su demanda para atender imprevistos. Frente a esta recomendación, conviene saber puntualmente cuánto almacenamiento tenemos en México y en donde está localizado el inventario. Para responder a estas preguntas, conviene revisar las cifras oficiales publicadas por la Secretaría de Energía para las cuatro últimas de diciembre de 2018:
Autonomía terrestre de gasolina (días de demanda)

Núm.de Semana  49  50  51 52
Total Nacional 3.3 3.1 3.2 2.4
Noroeste 10.0 8.5 9.5 6.9
Norte 6.7 7.6 5.9 7.4
Occidente 1.6 2.0 1.6 1.5
Centro 1.2 1.0 1.2 1.2
Noreste 2.7 2.2 2.5 1.7
Golfo 4.8 4.5 4.5 1.5
Sureste 3.2 1.9 3.0 2.9
Sur 2.8 3.1 2.6 2.0

Fuente: Secretaría de Energía. Estadísticas de Hidrocarburos
Como puede observarse, el inventario de gasolina depositado en las plantas de almacenamiento terrestres en las últimas cuatro semanas del año anterior es sumamente bajo. Veamos ahora este mismo indicador, pero aumentando el inventario localizado en las terminales marítimas:
Autonomía total de gasolina (días de demanda)

Núm. de Semana  49  50  51 52
Total Nacional 8.0 6.9 6.7 7.3
Noroeste 12.2 10.2 11.6 9.2
Norte 6.7 7.6 5.9 3.7
Occidente 3.2 4.2 4.4 5.0
Centro 2.0 1.8 2.1 2.6
Noreste 15.9 6.9 7.1 6.3
Golfo 26.1 31.7 22.0 37.2
Sureste 3.2 1.9 3.0 1,4
Sur 13.9 10.9 12.4 10.8

Fuente: Secretaría de Energía. Estadísticas de Hidrocarburos
Los datos correspondientes a la zona Golfo corroboran que el inventario de gasolina si estaba dentro del territorio nacional, pero concentrado en Tuxpan, de tal forma que la interrupción en el medio de transporte masivo (ducto), afectó el suministro a las plantas en tierra, las cuales normalmente mantienen un inventario bajo. La percepción de escasez provocó las compras de pánico y el resto ya es una historia de todos conocida.
A partir de ahí la discusión se ha centrado en el medio de transporte más adecuado para llevar el inventario del punto donde se almacena (Veracruz), al punto donde se consume (las regiones Centro y Occidente). La discusión resulta válida ante la necesidad de resolver la coyuntura, y para ello no hay duda que el medio de transporte más eficiente en distancias largas son los ductos dejando a las pipas en una posición muy desventajosa en materia de costo, por lo que su uso debe limitarse a distancias cortas, aquellas que existen entre una planta de almacenamiento cercana a los puntos de consumo y las estaciones de servicio de estos mismos puntos.
La problemática con los ductos no parece tener una solución que pueda considerarse sencilla y de corto plazo, por lo que es indispensable reforzar el actual Sistema Nacional de Refinación para darle flexibilidad y redundancia.
Siguiendo la recomendación de la AIE, es necesario contar con inventarios disponibles para atender emergencias. Ahora bien, ¿qué requiere el país para contar con los inventarios referidos? La respuesta es invertir en infraestructura de almacenamiento.
De acuerdo con la información que publica Sener, la iniciativa privada ha manifestado interés por desarrollar 65 diferentes proyectos de almacenamiento en el país, distribuidos en 25 estados de la República, los cuales representan una capacidad conjunta de 45.3 millones de barriles e inversiones superiores a los 4 mil millones de dólares. Para dimensionar lo que esto significa, conviene conocer la capacidad instalada actual a cargo de Pemex:

Tipo de planta Capacidad operativa (barriles)
Terminal de almacenamiento 11,971,619
Terminal marítima  8,589,414

Fuente: Secretaría de Energía. Diagnóstico de la Industria de Petrolíferos
La posibilidad de que sea el capital privado el que desarrolle estos proyectos libera al gobierno federal de recursos para ser invertidos en los programas sociales ya anunciados. El que Pemex sea el único que atienda la demanda nacional de combustibles sujeta a todo un país al ritmo de inversión que esa entidad puede adoptar. De acuerdo con el programa de inversiones anunciado por el Gobierno Federal y aprobado en el PEF 2019 para Pemex, no hay capacidad de inversión en logística de petrolíferos. Por lo que sumar la fuerza de toda una industria a la empresa del Estado acelera notablemente los beneficios de una red logística diversificada y con capacidad de respuesta ante eventos disruptivos para todos los mexicanos.
[i] Analista independiente de Energía. Ex funcionaria Pública en SENER y CRE.

(Visited 5 times, 1 visits today)

Close