Escrito por: Opinión • 3 Comments

IEA y la banca de desarrollo: Fortalecer el desarrollo energético de México

Uno de los grandes retos que hoy en día enfrentan las naciones es equilibrar energía, economía y sustentabilidad. Esto se agudiza en países en desarrollo en donde los recursos son escasos y en donde existen rezagos en su infraestructura.
La Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés) es una institución fundada en la década de los 70´s para promover la coordinación de políticas energéticas de sus Estados miembros, con la finalidad de asegurar energía confiable, asequible y limpia a sus ciudadanos. Es estratégico para la Agencia involucrarse más profundamente con las economías emergentes y actores energéticos de América Latina, Asia y África, soportándoles a generar una economía segura y sostenible en torno a su futuro energético.
Recientemente, el 17 de febrero de 2018, tras una historia de colaboración conjunta entre nuestro país y esta institución, México se convirtió oficialmente en su 30º país miembro y el primero a nivel de América Latina.
Durante los últimos años IEA ha volcado sus ojos hacia esta parte del continente ayudando a desarrollar mecanismos que permitan hacer un uso racional de la energía y que esta sea generada y distribuida en forma eficiente. Este es el caso en México, en donde una profunda reforma energética y esfuerzos decididos para una transición energética más verde permitieron acelerar su incorporación a este importante grupo de países que tienen una trayectoria energética de mucho aprendizaje.
Es evidente el compromiso de colaboración de la IEA en México desarrollando de una serie de esfuerzos conjuntos para compartir y difundir información estadística en materia de energía, así como intercambiando mejores prácticas de políticas públicas en el sector. Dos documentos resumen esta colaboración: “Mexico Energy Outlook 2016” en donde se hace un ejercicio de los retos energéticos de nuestro país hacia el 2040 y  “Energy Policies Beyond IEA Countries – Mexico 2017” que elabora un análisis de las políticas públicas relacionadas con las reformas energéticas, los retos hacia adelante y recomendaciones para aterrizarlas efectivamente.
También recientemente la IEA anunció el lanzamiento de un par de cursos en plataforma en línea en donde busca desarrollar capacidades en profesionistas vinculados a la eficiencia energética en la construcción de una plataforma de datos e información para soportar el desarrollo de políticas públicas en materia energética y la medición de su impacto. Los cursos dan fundamentos sobre la creación de indicadores de eficiencia energética y profundiza en 4 sectores: industria, residencial, servicios y transporte. Los interesados pueden consultar la liga  edx.iea.org.
Hablando del desarrollo de políticas públicas, un instrumento que usan los países para soportar su aplicación es la banca de desarrollo en donde en países con economías emergentes ha jugado un papel destacado. En el caso de México, diversos bancos nacionales de desarrollo en el ámbito de su mandato han impulsado el financiamiento de proyectos energéticos y la transición energética del país en diferentes frentes. BANOBRAS, FIRA, SHF, BANCOMEXT y NAFIN tienen muchos casos que contar.
Asimismo, es destacable el papel que han jugado diversos organismos multilaterales internacionales como es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) quien incide en el financiamiento de proyectos públicos y privados vinculados, en este caso, con mejores prácticas en materia de energía.
La división de Mercado de Capitales del BID ha venido colaborando estrechamente con la banca de desarrollo mexicana para desarrollo de capacidades y fomento de proyectos sustentables vinculados a grandes proyectos de energías renovables, fortalecer acciones de finanzas climáticas y el fomento a la eficiencia energética, que ha demostrado ser una estrategia efectiva para la disminución de los gases de efecto invernadero (GEI). Bajo la plataforma de información www.greenfinancelac.org se ha puesto a disposición mucha información valiosa sobre eficiencia energética y finanzas climáticas.
Un ejemplo de ello es el desarrollo de la plataforma de Seguro de ahorro Energético (ESI por sus siglas en inglés) que ha desarrollado instrumentos financieros y no financieros para brindar una forma de afrontar los proyectos de eficiencia energética en los sectores productivos, tanto industriales como comerciales y de servicios. Esta plataforma incorpora interesantes mecanismos MRV (Medición, Reporte y Verificación por su acrónimo en español) a escala de proyectos para poder dejar evidencia de la capacidad que tienen los mismos en dar evidencia de los resultados de la eficiencia energética aplicada caso por caso.
La colaboración entre instituciones, públicas y privadas, nacionales e internacionales es fundamental para acelerar el paso en este camino hacia una economía más verde, es por ello que nos congratulamos este paso que México ha dado al incorporarse a la IEA.
Articulo elaborado por el Ing. Adalberto Padilla, consultor para el BID en materia de eficiencia energética y finanzas climáticas.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Compartir

Close