Escrito por: Opinión, Pablo López Sarabia

¿Los precios del petróleo aún con gasolina para mantener su tendencia alcista?

La reciente corrección que experimentaron los mercados financieros a nivel global, refuerzan la idea de que el incremento de los precios del petróleo responde a un aumento real de la demanda y la efectividad de los recortes a la producción coordinados por miembros de la OPEP y no-OPEP.
El reporte sobre perspectivas de la economía mundial publicado, en enero de 2018, por el Fondo Monetario Internacional confirma la recuperación de las principales economías que en conjunto contribuyeron a cerca de ¾ partes del PIB mundial en 2017. Destaca el crecimiento registrado en Alemania y la Euro Zona, Corea del Sur, Japón, Estados Unidos, Canadá, Brasil y Rusia; al tiempo que el crecimiento de China se ha estabilizado alrededor del 6.8%. El dinamismo de las economías avanzadas y emergentes se mantendrá para el 2018, impulsando el crecimiento del PIB mundial a niveles del 3.9% (de materializarse será superior al registrado en los dos últimos años). Es importante resaltar que después de muchos años, el volumen de comercio internacional creció por arriba del PIB mundial en 2017, situación que hace pensar que la recuperación está en proceso y que las políticas monetarias de los principales bancos centrales del mundo han dado resultados. Además de incorporar las expectativas de que el recorte fiscal realizado por la administración Trump impulse a la economía de EUA, impactando positivamente al resto del mundo. Sin lugar a dudas, la recuperación del crecimiento económico mundial y con ello de la inversión y el consumo, aumentará la demanda de petróleo y apoyará la tendencia alcista de los precios del crudo.
La recuperación en los precios del petróleo registrados durante el 2017 y los primeros meses del 2018, no sólo reflejan el optimismo en el crecimiento de la economía mundial, sino también del impacto positivo que han tenido los recortes a la producción petrolera acordados entre miembros de la OPEP y no-OPEP en noviembre de 2016. La evidencia estadística muestra un cambio significativo en la mediana del precio de crudo Brent, WTI y la mezcla mexicana, a partir de la entrada de los recortes en comparación con el año previo a su negociación. Así, la tasa de crecimiento del crudo Brent y WTI en el periodo del 20 de noviembre de 2016 al 06 de febrero de 2018, aumentó 20.93% y 18.73%, respectivamente; situación que contrasta con la caída registrada un año antes del acuerdo (Brent -7.95% y WTI -3.81%). Por lo que respecta al precio de la mezcla mexicana de petróleo, el crecimiento fue de 39.72% desde el inicio de los recortes al 06 de febrero de 2018, destacando una menor volatilidad en su precio al reducirse su varianza. El mercado de futuros refleja un precio del crudo Brent de 63 dpb y WTI de 59 dpb para los contratos de entrega en diciembre de 2018, dando un rango de soporte de corto plazo de 51dpb a 58dpb. Mis estimaciones señalan que el precio promedio de la mezcla mexicana para 2018 podría situarse en un máximo de 53dpb y un mínimo de 45dpb (escenario central).
La corrección en los mercados financieros internacionales, el pasado 2 y 5 de febrero de 2018, confirman que la tendencia alcista en los precios del petróleo responde a un incremento de la demanda real de crudo, más que a posiciones especulativas, ya que la volatilidad de los futuros del petróleo ha disminuido desde la entrada del acuerdo de recortes a la producción de crudo, en alrededor de 40%, situación que contrasta con el aumento de 19% registrado un año previo al acuerdo. Sin lugar a dudas hay otros elementos que han ayudado a que se mantenga la tendencia positiva en los precios del crudo, por ejemplo, un dólar débil que ha impulsado la recuperación de los precios de la mayoría de los commodities (desde el acuerdo OPEP y no-OPEP ha caído 11% en relación a una canasta de monedas de reserva), eventos climáticos extremos como nevadas y huracanes intensos, eventos geopolíticos en Medio Oriente y África.
A pesar de que las variables económicas reales a nivel internacional sean alineado en favor del precio del petróleo, persisten riesgos en el crecimiento económico mundial debido al alto endeudamiento de gobiernos y empresas, debilidad fiscal, contradicción de objetivos de política económica en EUA (política monetaria más restrictiva y fiscal más laxa que combinadas presionan a la tasa de interés, siendo un freno para el crecimiento económico), riesgos de una desaceleración de China dada la restricción al crédito, burbujas de activos financieros, repunte de la inflación y costos salariales, mayores alzas de la tasa de referencia de la Fed, aumento de la tasa de referencia de los bonos de EUA que pueda fortalecer al dólar. Además de que los recortes a la producción de crudo de la OPEP sólo están confirmados hasta marzo de 2018 y la producción de shale oil y el número de plataformas petroleras en EUA sigue creciendo significativamente, elementos clave que podría mantener la sobre oferta de crudo, ya que los inventarios se han reducido muy lentamente.
Nota: Con información al cierre del 06 de febrero de 2018
Profesor-Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.
 
 

(Visited 5 times, 1 visits today)
Compartir

Close