Escrito por: Opinión, Santiago Barcón Palomar • 4 Comments

Cómo prepararnos para la transición del gobierno: una visión del sector energético

Ciudad de México (Santiago Barcón / Energía Hoy).- “La suerte favorece a los que se preparan” es conocido desde la antigüedad, Amat Victoria Curam, y la frase se le atribuye a Gayo Valerio Cátulo en el siglo I antes de Cristo.

Estamos a menos de 9 meses de una nueva administración que, muy probablemente, no sea del partido actualmente en el poder pero que haríamos mal en descontar.

Iniciando por la continuidad, si gana el PRI, la Reforma Energética (RE) seguirá como marcha ahora y quizás hasta se profundice, por ejemplo liberando la transmisión y distribución en el sector eléctrico. Hasta aquí fácil el análisis.

Considerando una victoria del PAN, y sus aliados en campaña, tampoco vería mayor cambio y quizá un empuje aún más decidido por las energías renovables. En las dos entrevistas en que he escuchado al candidato Anaya, tiene claro que debemos apostar hacia éstas pero minimiza las barreras de entrada para su implementación así como el que no contamos con la infraestructura para implementar grandes cambios. Va a requerir de asesores con experiencia, alguien que le diga que, a pesar del crecimiento vertiginoso de la energía eólica y fotovoltaica, entre ambas no llegan al 1 % del consumo energético  que le diga que a pesar del crecimiento vertiginosos de la energético a nivel mundial. Ya iniciamos el camino, hay que acelerar el paso.

El predecir el futuro se torna más difícil en caso del que candidato de MORENA resulte triunfador. Su retórica nacionalista puede causar atraso en los proyectos, pero dar marcha atrás en la RE se vislumbra poco probable ya que sus posibilidades de contar con la mayoría en el Congreso y Senado son muy bajas. Además la CRE, CNH y otros organismos tienen aún Comisionados que les quedan varios años por lo que cambios abruptos no podrán ser implementados. El riesgo más probable que veo es el tener inversiones sin sentido, principalmente en Pemex, ya que puede convertirse en dinero dilapidado.

El qué hacer, por supuesto, depende de la orientación económica y política de cada uno. Por mi parte me confieso liberal, pero no a ultranza, y reconozco que la mano invisible como tal es de libro de texto. Todo menos quedarse de brazos cruzados.

Independientemente del triunfador sería muy conveniente que la RE llegase a los más necesitados. Me sorprende que ninguno de los candidatos tome la bandera de 100 % de servicio eléctrico, en el caso de Meade porque quizá se crea la cifra del 99.8 % de servicio, pero en los otros dos sólo puede ser por desconocimiento. Escribí hace poco sobre el tema, por si quieren ahondar más sobre la importancia de contar con servicio universal: https://www.energiahoy.com/site/que-es-en-realidad-la-electrificacion-rural/

Lo que nos corresponde como sociedad civil es el vigilar y exigir resultados. Ya es momento de que tomemos control de nuestro destino.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Compartir

Close