Escrito por: Código de Red, Opinión

OPINIÓN Energía Hoy | ¡Feliz cumpleaños Código de Red! | Por Santiago Barcón

El próximo 8 de abril el Código de Red (CR) cumplirá una año, nació en el 2017, y su celebración se llevará a cabo en casa de su progenitor, la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Desgraciadamente la conmemoración al parecer no contará con muchos asistentes, ya que a pesar de ser una parte sumamente importante de la Reforma Energética ha sido menospreciado o desconocido.

Entre los que si acudirán se encuentran, por supuesto, sus progenitores y los acompañarán el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y, seguro el año entrante con mayor presencia que éste, las Asociaciones de Ingenieros y los fabricantes de equipo eléctrico. Aún así se espera una concurrencia magra.
Sin embargo al CR, desde que fue concebido por sus procreadores, le otorgaron tres años para que llegase a la madurez y su estricto cumplimiento se convierta en obligatorio.

¿En qué consiste el CR? Es un documento de unas 250 páginas de extensión que instruye a los participantes del mercado cómo pueden integrarse al Sistema Eléctrico Nacional (SEN). Por parte de generación, transmisión y distribución el cómo operar el SEN para garantizar la continuidad y calidad del suministro. Un documento denso que contempla la complejidad de operar un conjunto de esta magnitud. Por supuesto antes de la RE esto se llevaba a cabo, por el Cenace que formaba parte de la CFE, pero ahora la CRE vigilará que se cumpla. Sirva como ejemplo el que se contemplan cargos a quien resulte responsable de la falta de servicio, después de ciertos parámetros que irán disminuyendo en el tiempo, hasta de 2.61 dólares por KWH no suministrado. Esto es unas 40 veces el precio de venta lo que da idea de la magnitud de la penalidad que se aplicará.

Sin embargo pienso que la parte que más impactará lo constituye el final del documento, unas 20 páginas, en ellas se describe lo que las cargas, léanse los clientes, tendrán que cumplir. Hasta ahora los clientes han instalado equipos sin importarles el efecto que tengan en la red y, por ende, a sus vecinos eléctricos. Empresas que producen flicker (parpadeos en la iluminación), sobrecompensación en horas sin carga y demanda de reactivos cuando se encuentran trabajando, inyección armónicos, caídas de tensión por arranque abrupto o inadecuado de cargas y otros tipos de disturbios.

Por supuesto la vida era, y sigue siendo en este rubro, sencilla para los ingenieros de diseño y de planta ya que tenían al villano favorito: la CFE. Si algo fallaba en la culpa recaía en la empresa productiva del estado y la vida continuaba. En mi experiencia un 50 % de los problemas de operación en una instalación son de causa interna pero, como mencionaba, todo se le imputa a la CFE.

Esto cambiará radicalmente ya que la CRE, a través de las recientemente creadas Unidades de Inspección (UI), verificará que los clientes cumplan con el CR. Esto tendrá para el SEN un enorme beneficio ya que se podrá operar el sistema con más facilidad. Pero, afortunadamente no termina ahí: si los clientes no causan problemas se evitará el sobredimensionar el sistema y quedarán más recursos para invertir, por ejemplo, en electrificación rural.

Los ingenieros que formen sus empresas para convertirse en UI tendrán un flujo continuo de trabajo lo que incentivará a que tengamos más profesionales técnicos que tanta falta nos hacen. Los fabricantes de equipo eléctrico, por su parte, dispondrán de un mercado mayor y más diversificado al igual que gozan sus pares en otros lares.

Por supuesto tendrá detractores como toda reglamentación que nos pone en orden. Hace unos dos meses, en un evento energético, pregunté la opinión sobre la RE. La mayoría estaba a favor y una persona espetó: “Estoy de acuerdo con la RE pero no con (seguido de cuatro adjetivos calificativos altisonantes) del CR”. Le inquirí a que se debía y comentó que el cumplirlo va a representar una inversión de 15 millones de dólares. Ante esta aseveración, muy probablemente cierta, le pedí me dijera que si tomábamos una fábrica de su Grupo en Italia, donde sé que tienen operaciones, y la trajésemos a México si ésta cumpliría el CR. Siguió un silencio que todos entendimos.

Les comino a leerlo y estudiarlo, más vale empezar ahora que a quemarropa en dos años. Además resultará más fácil obtener fondos para cumplir el CR si esto se planea con anticipación.
Como Ingeniero Eléctrico, y como mexicano, celebro el primer onomástico del CR aunque sé que la fiesta buena será en el 2019.

(Visited 13 times, 1 visits today)
Compartir

Close