Escrito por: Opinión

Una transición energética en vulnerabilidad

¿El suministro de minerales será suficiente para soportar la transición energética? El primer paso para responder es comprender el contexto en el que se encuentra cada mineral

Carlos Murrieta Cummings
Ingeniero químico. Especialista en planeación estratégica, eficacia operativa, economía del petróleo, regulación, tecnología, organización y gestión interfuncional. Socio de Iraltus, S.C

Minerales y metales como el cobalto, níquel, cobre y litio han desempeñado un papel fundamental en el auge de las tecnologías limpias que se utilizan hoy en día, desde turbinas eólicas, paneles solares, hasta vehículos eléctricos y baterías de almacenamiento.

Por otro lado, para mitigar el cambio climático, muchos países y empresas se han comprometido a reducir sus emisiones de dióxido de carbono. Lograr esta meta implicará un aumento a gran escala en el consumo de metales, ya que las tecnologías de bajas emisiones requieren más suministro que sus equivalentes basados en combustibles fósiles. Por ejemplo, una planta eólica marina requiere 13 veces más recursos minerales que una planta a base de gas de tamaño similar.

Un estudio elaborado por la IEA (International Energy Agency) refleja que para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París (Aumento de la temperatura global por debajo de 1.5°C) se necesitaría cuadruplicar la demanda de minerales utilizados en las tecnologías verdes para 2040. Si se quiere una transición aún más rápida para alcanzar los objetivos de cero emisiones netas (net zero) a nivel mundial para 2050, se requerirá seis veces más insumos minerales en el 2040.

Ante esta situación surge la siguiente pregunta: ¿El suministro de minerales será suficiente para soportar la transición energética?

El primer paso para responder es comprender el contexto en el que se encuentra cada mineral. A continuación, abordaré la situación particular del cobalto, el cobre, el litio y el níquel, ya que son piezas clave en la transición hacia energías más limpias.

Cobalto: Se utiliza en los electrodos de baterías para vehículos eléctricos y en los imanes de las turbinas eólicas.

Actualmente, el país que concentra la mayor producción de cobalto es la República del Congo con 69.01% de la producción mundial. Sin embargo, las empresas con mayor producción de cobalto se encuentran en Reino Unido y Suiza (Glencore y Eurasian Natural Resources) con el 30.9% y en China (China Molybdenum y Metorex) con el 13.8%. Mientras que las empresas ubicadas en la República del Congo solamente explotan el 3.5% de la producción mundial. Los accionistas chinos controlan alrededor del 24% de la producción de grandes empresas de cobalto. La familia Glasenberg (Sudáfrica) es el principal accionista de Glencore, que representa el 19.3% de la producción mundial. Europa no tiene presencia.

Cobre: El cobre es el mineral más utilizado no solo en tecnologías de energía limpia sino también en industrias tradicionales.

Chile es el mayor productor de cobre a nivel mundial (27.81%), en segundo lugar, está Perú (10.43%) y en tercero China (8.34%). Sin embargo, las empresas de Reino Unido son las que poseen la mayor producción, seguidas por las empresas de Chile, Estados Unidos y México, China se encuentra en el quinto lugar. A diferencia del mercado del cobalto, el mercado del cobre no está concentrado en pocos actores. Al controlar varias empresas mineras, como Metorex, Zijin, Rio Tinto, First Quantum y Jiangxi, China es el mayor productor a nivel mundial (11.2 %); pero por un margen pequeño. Europa tiene poca presencia y Estados Unidos alberga algunos accionistas importantes.

Litio: Es utilizado en vehículos eléctricos y baterías de almacenamiento.

Australia produce 48.12% de este mineral a nivel mundial, en segundo lugar, se encuentra Chile, con el 26.06% y en tercero está China con el 16.12% de la producción. Recientemente, muchos países están tratando de encontrar más reservas de este mineral en su propio territorio, ya que las minas de litio generalmente se incorporan donde se encuentran.

Los accionistas con sede en China controlan varias empresas mineras, lo que representa el 33.1% de la producción total de litio.

Níquel: El níquel es utilizado en una amplia gama de tecnologías de energía limpia y en industrias tradicionales como la del acero.

Indonesia es el principal productor mundial de níquel (30.71%), con Filipinas (13.30%) y Rusia (11.27%) en segundo y tercer lugar, Indonesia también posee una gran parte de las reservas probadas a nivel mundial.

Al igual que el cobre, el níquel es una industria bien establecida en la que el mercado se encuentra distribuido en varios actores. La participación de China aún es limitada; pero la presencia de fondos de inversión presenta el riesgo de que pueda adquirir fácilmente control de algunos eslabones en la cadena de valor.

Es claro que una gran cantidad de los minerales críticos en la transición energética se concentra en un pequeño número de jugadores. Especialmente, China que controla un porcentaje importante del mercado; lo que le da un gran poder con el que puede manipular e impactar en el suministro. Por su parte, Estados Unidos cuenta con reservas de algunos de estos minerales; aunque el gobierno estadounidense no tiene control directo sobre su producción o procesamiento.

Lo anterior muestra la vulnerabilidad persistente en el acceso a los minerales clave para la transición de los combustibles fósiles a energía limpia. Se necesitará de la intervención de política pública en los países productores de los minerales para mantener la resiliencia en las cadenas de suministro y reducir riesgos geopolíticos, volatilidad de precios, interrupciones en el suministro y garantizar que esto no obstaculice la transición global hacia la energía limpia.

(Visited 44 times, 1 visits today)
Compartir
Close