Escrito por: Opinión

América Latina: Inflación en alimentos y energía

inflación América Latina

El aumento de los precios de las materias primas, así como otras presiones de aumento en los costos, se reflejan en la mayor inflación que se observa en América Latina

Leonardo Pellandini, investigación de estrategia de renta variable en Julius Baer

Carsten Menke, director de investigación de Next Generation en Julius Baer

Si bien América Latina (Latam) está aislada geográficamente de la guerra en Ucrania, sus efectos indirectos se pueden ver en el repunte de los precios de las materias primas (impacto positivo) y las menores expectativas de crecimiento global (impacto negativo).

Las economías latinoamericanas se están beneficiando de los términos de intercambio más fuertes de las materias primas. De hecho, con la excepción de México, que es una economía basada en la manufactura, todos los demás países son importantes exportadores de materias primas (aunque los catálogos de exportación de materias primas varían significativamente entre los países latinoamericanos); lo cual está mejorando los saldos fiscales y de cuenta corriente, así como fortaleciendo los fundamentos de la moneda local.

“El impacto de los precios más altos de la energía y los productos agrícolas en el ingreso disponible real; las condiciones financieras más estrictas; y el deterioro de los niveles de confianza del consumidor pesan sobre las perspectivas de crecimiento de la región; contrarrestan con creces las condiciones favorables de precios más altos en el espacio de las materias primas”, dice Leonardo Pellandini de investigación de estrategia de renta variable en el banco privado suizo Julius Baer.

Precios de alimentos y energía en alza

Antes del evento de cisne negro (la guerra en Europa), esperábamos una relajación de las interrupciones en la cadena de suministro causadas por la pandemia; lo que, junto con el agresivo ciclo de ajuste de los bancos centrales, habría ayudado a reducir las presiones inflacionarias. Sin embargo, la dinámica de la inflación en América Latina se ha desplazado ahora hacia un mayor grado de inercia ante el inesperado empeoramiento del ciclo productivo y distributivo.

Los precios de los alimentos y la energía son particularmente importantes para Latam. El peso de los alimentos y energía en las canastas del índice de precios al consumidor (IPC) representa una porción significativa; y tiene un impacto efectivo en los consumidores de bajos ingresos. Este elemento será crítico, ya que los gobiernos podrían limitar el aumento de los precios de los alimentos y la energía; a través de subsidios para evitar cualquier malestar social.

Si bien los precios de los alimentos y la energía están impulsando el aumento de las expectativas de inflación; el crecimiento de los salarios nominales también está comenzando a aumentar, al igual que el costo de vida. Por lo tanto, los bancos centrales enfrentarán la difícil tarea de combatir la inflación con tasas de política más altas; sin empeorar el crecimiento económico, que ya se está desacelerando.

También puedes leer: IKEA ANUNCIA INVERSIÓN EN ALEMANIA Y ESPAÑA PARA PROYECTOS SOLARES
(Visited 76 times, 2 visits today)
Compartir
Close