Escrito por: Alternativas, Opinión

Transición energética, indispensable para la recuperación ambiental de México

Aleira Lara, directora de campañas en Greenpeace México.

Aleira Lara

directora de campañas de Greenpeace México

Adaptar el sector eléctrico a una trayectoria de reducción de emisiones que limite el aumento de temperatura en 1.5°C es técnica y económicamente factible

La recuperación ambiental debe ser un eje transversal no solo para la recuperación económica del país frente a la pandemia del Covid-19, sino para todas las políticas públicas del sexenio. Con especial énfasis en los sectores que más contribuyen al cambio climático por sus emisiones de gases de efecto invernadero, entre ellos el energético. El gobierno de México tiene la gran oportunidad para dirigir los esfuerzos nacionales hacia la construcción de un México justo y verde. El cuidado del medio ambiente y el combate al cambio climático deben ser ejes rectores del proyecto de nación.

No obstante, la Secretaría de Energía (Sener) va en la dirección contraria a pesar de los llamados de la gente y del planeta mismo. Su titular Rocío Nahle apuesta por más combustibles fósiles. Ignora que el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) alertó sobre los riesgos para la vida de las personas y los ecosistemas si no se frena la crisis climática; una crisis paralela a la pandemia del Covid-19 que no debe soslayarse.

 

Integración del sistema eléctrico al uso de renovables

Adaptar el sector eléctrico a una trayectoria de reducción de emisiones que limite el aumento de temperatura en 1.5°C es técnica y económicamente factible. Esto implica un aumento significativo en la participación de las energías renovables en la matriz eléctrica para 2030 -con estricto respeto a derechos humanos en su implementación-, así como la eliminación del uso de carbón y combustóleo.

Es indispensable aumentar en el Presupuesto de Egresos federal para 2021 el monto destinado a adaptación y mitigación. Para poder alcanzar las metas nacionales de transición energética y disminución de emisiones; como lo demandan las leyes de Cambio Climático y de Transición Energética y las metas internacionales de las contribuciones nacionalmente determinadas (NDC) del Acuerdo de París.

La inversión para lograr la conversión de la matriz eléctrica sería de 292.5 mil millones de dólares durante un periodo correspondiente a 2019 – 2030. Dividido entre los años que componen el periodo correspondería a 26.6 millones de dólares anuales (ICM, Carbon Trust, WRI, 2020); poco más que las pérdidas de Pemex del primer trimestre de este año: 23.9 millones de dólares.  La inversión en renovables tendrá un buen impacto también en la generación de empleos, ya que, por cada millón invertido, la eficiencia energética o las energías renovables dan 5 trabajos más que los combustibles fósiles (Garrett-Peltier, 2016).

 

(Visited 64 times, 1 visits today)
Compartir

Close