PEMEX hará todo sin dinero

Ramsés Pech

Analista y asesor de economía e industria energética

Socio fundador en Grupo Caraiva y León & Pech architect

De acuerdo a los resultados a junio, Pemex sí tuvo pérdidas. La industria de hidrocarburos recaerá nuevamente en la empresa petrolera, pero no habrá el suficiente dinero para todo lo que se pretende hacer con ella.

El rendimiento obtenido de la operación fue negativo, primera vez en muchos años, derivado por la baja en ventas, por mantener los mismos costos operativos y por el incremento del tipo de cambio en dólares en contratos de servicios y productos, al requerir más pesos mexicanos para pagar a proveedores.

El dinero que tuvo de inversión y de ventas para la operación en el segundo trimestre no fue el suficiente para cubrir los costos de la operación. Ahora está el dilema, si ante esta contracción de ingresos en los últimos meses, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) enviará una mayor cantidad de dinero para que la operación se mantenga y así poder producir en promedio por arriba del millón 750 mil barriles diarios para lo que resta del 2020.

En el caso de no tener estos recursos, he aquí una consecuencia: habrá una disminución de servicios o productos de proveedores, con contratos con la empresa para el segundo trimestre del 2020 y con una evaluación del cómo hacerlo para el 2021.

La empresa productiva del estado soporta toda la producción nacional de crudo, con el 99%. Para poder cumplir con el Plan Nacional de Desarrollo, se debe incrementar la producción por alrededor de 2.6 millones de barriles diarios al 2024. En caso de seguir esta tendencia, PEMEX tendría que incrementar una mayor cantidad de presupuesto del 2021 al 2024 entre un 20 y un 30% en forma anual para poder lograrlo. Los privados deberán de ajustar sus planes de explotación a un precio de barril en un rango de la mezcla mexicana entre 35 a 45 dólares por barril para el 2021, para poder ser rentables los campos en coordinación con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

La nación tendrá que contemplar el incrementar para 2021 el presupuesto por arriba de lo programado para 2020 (no el ajustado actual), ante la contracción económica de la cual todavía no sabemos la profundidad que tendrá en PEMEX.

El gasto de operación representa el 68% de las ventas de la empresa. Al incrementar las ventas, deberán tener disponibilidad de flujo de efectivo para poder cubrir las operaciones; es decir, a mayor producción, mayor costo. Esto está ligado a que el costo del barril equivalente en la extracción se ha incrementado entre 2016 y 2018 en un promedio anual del 33%.

Significa que ante un tipo de cambio programado en 2020 de 19.90 pesos por dólar y un esperado para el 2021, en una banda de 21.5 a 22.5, se requiere una mayor cantidad de pesos y, aunado al incremento de los costos de la tecnológica ante una modificación del intercambio comercial regionalizado para los próximos 3 años en el mundo, y ante la nueva movilidad mundial, la empresa productiva del estado tendrá los suficientes recursos para cumplir con la nación y con el plan de negocios que ha sido forzada a realizar ante la falta de dinero.

En el segundo trimestre de 2020, la exportación promedio de petróleo crudo se ubicó en 1,118 Mbd, es decir, se exportaron 44 Mbd adicionales en comparación con el segundo trimestre de 2019. La pregunta de acuerdo con el plan de la SENER de enviar a finales del 2020 alrededor de 1.2 Millones de barriles diarios a refinerías, deja entreabierto que disminuirá la exportación de crudo o habrá lugar a un intercambio de crudo pesado por ligero con EUA; derivado de que las refinerías del país no pueden aceptar más del 55% de crudo pesado, de acuerdo con la entrada histórica realizada a partir de las reconfiguraciones realizadas a tres y como fueron diseñadas.

Si se realiza el plan al mes de diciembre para dejar de exportar, sin importar el crudo ligero o realizar un intercambio (SWAP), todo indica que, de la producción actual, 53% de crudo pesado iría a las refinerías. Aclarando que faltarían alrededor de 39 mil barriles de este tipo de crudo. México, su mezcla mexicana de exportación sería una su totalidad de crudo pesado.

Pregunta la SHCP, ¿estará acorde a este plan para el segundo trimestre en el dejar de importar? incorporando en la Ley de Ingresos del 2021 una menor cantidad de divisas por dejar de exportar crudo, además de contemplar el vencimiento de deudas de la empresa del 2021 en adelante, entre 5 a 6 mil millones de dólares. Dependerá de la capacidad de negociar los plazos de vencimiento a diferentes tasas de interés, y dependerán de cómo el mercado quiera comprar bajo las condiciones de la percepción de los financieros y los calificadores hacia la empresa.

La empresa contribuirá alrededor de 600 mil millones de pesos al ingreso del país, cuando en años anteriores realizaba aportaciones por arriba de los 900 mil millones. Hoy el problema no es la pérdida de PEMEX como empresa, es el plan de nación a mediano plazo que tanto está comprometido ante la contracción económica, el aumento de los costos de extracción y una producción comprometida en función de los recursos que pueda tener la empresa.

A donde al parecer, la única forma es: realizar alianzas estratégicas entre PEMEX y el sector privado; la SHCP en conjunto con SENER/CNH, deberán evaluar la salida de nuevas rondas de campos que ayuden a incrementar la producción de la nación.

(Visited 70 times, 1 visits today)