Más rentable invertir en transmisión y distribución, que refinería Dos Bocas: expertos

Ciudad de México (Iliana Chávez / Juan Carlos Chávez / Energía Hoy).- El recién presentado Programa Sectorial de Energía (Prosener) 2020-2024,  pretende anclar la dependencia petrolera del país a través del combustóleo, para asegurar el presupuesto de la refinería de Dos Bocas y para la reconfiguración de otras tres, alertó Dolores Rojas Rubio, coordinadora de programas de la Fundación Heinrich Boell. Advirtió que dicho documento deja entrever la posibilidad de la explotación del uranio y plutonio para la generación de energía nuclear.

Durante la rueda de prensa virtual “El sector eléctrico en la transición energética”, comentó que “lo que se ve es que el gobierno plantea generar electricidad con combustóleo, esa es su propuesta, seguramente para dar salida a la refinería de Dos Bocas, pretendiendo reducir contenido de azufre”, lo que es “económicamente es inviable.”

“Está asegurando presupuesto para la refinería de Dos Bocas y para la reconfiguración de otras tres. Eso quiere decir que nos ancla a la dependencia petrolera, de los hidrocarburos.” 

Sin duda sería mucho más urgente y más rentable invertir para mejorar la red de transmisión y distribución eléctrica que en Dos Bocas, por ejemplo, y que podrían verse beneficios inmediatos de esa inversión. Yo no sé cuál es la visión de CFE al respecto, y sí es lamentable que se esté dejando de lado eso, es una gran oportunidad que se está dejando pasar. “Transmisión y Distribución son prácticamente monopolios de CFE, y no se invierte, se cancelan proyectos.”

Por su parte, el director de Energía de la organización Iniciativa Climática de México (ICM), Daniel Chacón, detalló algunas de las consecuencias de quemar combustóleo como la generación de dióxido de azufre (SO2) altamente contaminante y tóxico, causante de mortalidad y morbilidad, lluvia ácida, destructor de ecosistemas, bosques y selvas; además de que la electricidad será más cara para 73% de la demanda del país y se requerirá más subsidio para las viviendas.

Afirmó que ninguna de las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) puede filtrar las emisiones de dióxido de azufre que produce la generación de energía con combustóleo, ya que solo cuentan con filtros de hollín, además de que la empresa productiva del Estado no debería estar a disposición de Pemex, solo porque “no saben qué hacer con su combustóleo.”

Señaló que en el caso de mantenerse el bloqueo a la entrada de nueva generación de energía renovable, como los 4,566 MW previstos para entrar en operación en 2020y 2021 podrían convertirse en 7.9 millones de toneladas de dióxido de carbono al año y 195,757 toneladas de dióxido de azufre al año, al ser reemplazado por el uso de 15 millones de barriles de combustóleo.

Para el secretario Ejecutivo de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), Israel Hurtado, aumentar el uso del combustóleo es un paso atrás, cuando deberíamos ir un paso adelante hacia la transición energética a través de las energías renovables, las cuales no deben verse como un problema sino como un factor que contribuye a la disminución de emisiones contaminantes.

Advirtió que “si no cambiamos la ruta, nos va a traer graves problemas, no solo a México, sino en el mundo. El país va en sentido contrario” a la tendencia mundial.

Por otro lado, Anaid Velasco, experta del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), mencionó que la “política energética de esta administración apuntala a una regresión. En el Prosener no se habla de fomentar la inversión en energías renovables, se sigue reafirmando la inversión en refinerías y carboeléctricas”.

Dolores Rojas Rubio, también su inquietud sobre “un asunto que me salta y me resulta preocupante es el fomento a investigaciones sobre uranio y plutonio para la generación de energía nuclear. Me preocupa que se quiera reactivar la minería de uranio, que se le apueste a la energía nuclear que es mucho más costosa y conlleva muchos retos.”

En la estrategia 3.2 del proyecto que está a consulta pública, se establece que es necesario coordinar la investigación científica y tecnológica de las aplicaciones para usos pacíficos de la energía nuclear, en los sectores de salud, agrícola e industrial.

(Visited 264 times, 1 visits today)