Aislamiento social, una oportunidad para reducir consumo de energía e implementar medidas para su uso eficiente y racional

Ing. Axell Cooper Sutton Antonio

Coordinador del programa “Salud, Clima y Energía” en el Colectivo Ecologista Jalisco, A.C

Ciudad de México (Mayo 2020).- El actual aislamiento social derivado de la crisis del coronavirus no sólo nos recuerda el papel indispensable de la electricidad en nuestras vidas, sino el impacto en el clima y la salud que la producción fósil de energía ha causado en nuestro planeta.

La energía nos permite utilizar las tecnologías que nos están posibilitando continuar con nuestras actividades laborales, escolares o comerciales, facilitando la comunicación remota. También habilita las actividades del sector salud frente a la pandemia. Estas circunstancias nos permiten comprender cuánto dependemos de ella y cómo es fundamental transitar a energías limpias, particularmente en un país petrolero como el nuestro.

  • El clima global está cambiando, lo que entraña riesgos cada vez más graves para los ecosistemas, la salud humana y la economía. El 68% de las emisiones globales vienen de solo diez países entre ellos México, quien contribuye con el 1.68%. [1]
  • Las principales fuentes de emisiones de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) en México son el transporte, la industria y la generación de electricidad. [1]
  • El 99% del territorio mexicano está electrificado [2] y el 60% de su población se mantendrá confinada en sus hogares [3],  situación que se verá reflejada  en el consumo eléctrico de la nación durante la pandemia.
  • La demanda de energía pasará de los segmentos comerciales e industriales a los consumidores residenciales a medida que la escolarización remota y el trabajo desde el hogar se conviertan en la nueva norma. La energía eléctrica representa el 28.33% del consumo total de energía en los hogares. [4]
  • Dado que un mayor número de personas permanecerán en el hogar durante períodos prolongados, los hogares pueden ver un aumento inesperado en su consumo mensual de energía. En Jalisco se espera que por lo menos el 54% de la población se mantenga en sus hogares. [5]
  • Aunque la propagación del virus ha provocado una caída de emisiones de GEI en un 25%, debido al bloqueo temporal de actividades industriales, descenso en la demanda del petróleo y disminución de viajes aéreos y tráfico rodado, los cambios de comportamiento en el hogar pueden aumentar la huella de carbono y llegar a compensar por lo menos las emisiones del tráfico rodado. [6]
  • Después del COVID-19 las emisiones de GEI pueden tener un notable repunte y aumentar de forma drástica, con un alto impacto en el ambiente, la salud y seguridad de los seres vivos, no sólo los humanos.

Por ello y con el objetivo de preservar la salud pública y el medio ambiente, en materia de energía, se recomienda:

Iluminación y Confort térmico

  1. Actualizar la iluminación de las habitaciones a focos LED con

certificación ENERGY STAR, que usan 70–90% menos energía que los focos estándar.

  1. Abrir las persianas y cortinas en horarios de poca concentración de calor, para utilizar la iluminación natural en lugar de eléctrica.
  2. Asegurar siempre apagar las luces cuando no se estén utilizando.
  3. Usar ventiladores de techo y portátiles para mantener el aire en movimiento y hacer que el área se sienta más fresca, el uso de aire acondicionado es 90% más costoso y más contaminante. [7]
  4. Cerrar las persianas y cortinas durante la parte más calurosa del día. Esto evita que los rayos del sol calienten los interiores de las casas.
  5. Tomar una ducha de agua fría resulta siempre refrescante, y debido a las altas temperaturas el uso del calentador de gas no será necesario, lo que permite ahorrar aún más energía.

Electrodomésticos y fugas de energía

  1. Conectar todos los dispositivos electrónicos personales en un multicontacto y apagarla cuando no estén en uso.
  2. Evitar usar electrodomésticos que produzcan calor durante los momentos más calurosos del día y evite la apertura frecuente de refrigeradores y congeladores.

Trabajo y estudio en línea

  1. Utilizar computadoras portátiles en vez de computadoras de escritorio es  mejor opción, están configuradas para usar menos energía cuando no están conectadas, ahorran 80% de energía mientras funcionan en comparación a las de escritorio.
  2. Mantener la computadora portátil desconectada mientras se trabaja con ella o cambiar la configuración para mantener el mismo consumo de energía.
  3. Diseñar y programar muy bien tus sesiones de trabajo en línea para disminuir el tiempo de conexión a Internet y consumo eléctrico.
  4. Utilizar Skype y Whatsapp te darán una mejor experiencia en ahorro de energía reduciendo la emisión de gases contaminantes ya que su nivel de consumo se aproxima a los .50 gigabytes por una hora de uso. [8]

Entretenimiento

  1. Reducir el brillo en todas las pantallas de TV, monitores o laptops ayuda a bajar consumo eléctrico.
  2. Utilizar las funciones de ahorro de energía que pueden estar disponibles en los dispositivos electrónicos.
  3. Elegir el dispositivo más pequeño que tenga sentido para la cantidad de personas que lo ven cuando se transmita vídeo en línea.
  4. Evitar la transmisión en consolas de juegos, que usan 10 veces más potencia que la transmisión a través de una tableta o computadora portátil.
  5. Realizar actividades como leer un buen libro, pintar, ejercitarse, tocar algún instrumento, cocinar o darle mantenimiento a la casa para tener un respiro de la tecnología y al mismo tiempo un ahorro eléctrico acompañado de una mejor salud mental.

Tan solo en el consumo de energía que utilizan los servidores de internet y centros de datos para la transmisión de series y/o películas de Netflix nos muestra cómo durante la cuarentena la visita de aproximadamente 40 millones de usuarios a la 3ra temporada de la serie Casa de Papel alcanzó a producir 110 millones 586 mil 667 kilogramos de CO2 a nivel global, lo que es comparable a que una persona conduzca de Guadalajara a Vancouver y regrese unas 43,855 veces. [9]

Fuentes:

[1]https://www.wwf.org.mx/que_hacemos/cambio_climatico_y_energia/
[2]https://www.pv-magazine-latam.com/2018/03/19/al-finalizar-el-sexenio-el-99-de-mexico-tendra-electricidad/
[3]https://www.marca.com/claro-mx/trending/2020/04/12/5e92a30b268e3e0b168b45fd.html
[4] https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/232092/07_Franco_Velazquez.pdf
[5]https://www.milenio.com/politica/comunidad/coronavirus-jalisco-aislamiento-54-crecer-udeg
[6]https://www.tiempo.com/noticias/actualidad/covid-19-coronavirus-y-el-consumo-de-energia.html
[7]https://aconcagua.lat/explorar/regreso-del-ventilador-vs-los-fundamentalistas-del-aire-acondicionado/
[8]https://www.xataka.com/aplicaciones/cuantos-datos-moviles-consume-videollamada-whatsapp-instagram-skype-hangouts-a-prueba [9]https://www.saveonenergy.com/uk/does-online-video-streaming-harm-the-environment/

 

Autor: Ing. Axell Cooper Sutton Antonio

Coordinador del programa “Salud, Clima y Energía” en el Colectivo Ecologista Jalisco, A.C www.cej.org.mx

Contacto: axell@cej.org.mx / +52 1 331 5843 638 / @SuttonAxell

(Visited 84 times, 1 visits today)