Precio del petróleo en 70 dólares el barril; conflicto EU-Irán crea incertidumbre

Ciudad de México (Redacción / elEconomista.es / Energía Hoy).- El petróleo Brent cotiza en máximos desde septiembre de 2019 tras llegar a tocar los 70 dólares por barril durante la jornada de este lunes. Las perspectivas sobre el crudo para este año son realmente inciertas en este momento. En las previsiones de todos los organismos se anunciaba una sobreoferta de crudo para la primera mitad de 2020 que presionaría a la baja el precio del crudo, pero todo ha saltado por los aires tras el ataque de EU que ha acabado con la vida del general iraní Qassem Soleimani. Las respuestas de Irán pueden causar fuertes disrupciones en el mercado de petróleo. El cierre del Estrecho de Ormuz, el lanzamiento de ataques dirigidos contra las instalaciones petroleras de los países aliados de EEUU en Oriente Próximo o un conflicto interno en Irak son eventos que pueden disparar el precio del petróleo en el corto plazo, generando una caída de la producción de millones de barriles el escenario más pesimista.
Por mucho menos de lo ocurrido la semana pasada, Irán ya amenazó meses atrás, por ejemplo, con cerrar el Estrecho de Ormuz, la principal arteria petrolera del mundo. Por eso, tras la muerte de Soleimani, esta opción cobra fuerza (junto a otras posibles represalias), generando gran incertidumbre en un mercado que es muy sensible a los riesgos geopolíticos (una gran parte de su producción está situada en ‘zonas calientes’ del globo).
Esta tensión está elevando la ‘prima de riego’ que se paga por el crudo, que ahora mismo podría estar en los cinco dólares por barril, aseguran los economistas de Commerzbank en una nota. “Las posibles represalias por parte de Irán podrían incluir ataques a instalaciones petroleras en la región o interrupciones en el tráfico de buques petroleros”, aseguran los analistas del banco germano.
¿Caos en Irak?
“Si Irak se sumergiera en el caos, podrían estar en riesgo hasta 4 millones de barriles por día. Ni Arabia Saudí podría tapar un agujero tan grande. Por lo tanto, se justifica una prima de riesgo sobre el precio del petróleo; actualmente lo ponemos en cinco dólares al menos”, insisten los economistas de Commerzbank.
El barril de Brent ha llegado a tocar este lunes los 70 dólares, niveles que no lograba alcanzar desde hace tres meses. También el West Texas vive hoy revalorizaciones del 2% en su precio, que supera los 64 dólares el barril.
Diego Morín, analista de IG España, ya alertaba el viernes de que si seguía “el aumento de tensiones entre Teherán y Washington”, no se podía “descartar más incrementos del petróleo”. Y así ha sido durante el fin de semana. En los dos últimos días tanto Estados Unidos como Irán han elevado el tono.
El país árabe ha anunciado el final de las restricciones sobre la producción y enriquecimiento de uranio pactadas en el acuerdo nuclear firmado en 2015, que Washington abandonó de forma unilateral en mayo de 2018.
Warren Patterson y Wenyu Yao, analistas de materias primas de ING, también avisan de las posibles consecuencias en una nota: “Todo esto aumenta el riesgo de interrupciones en el suministro de petróleo en Oriente Medio, ya sea a través de los iraníes interrumpiendo los flujos de petróleo del Estrecho de Ormuz o atacando la infraestructura energética de los aliados de EEUU en la región”.
Ambas respuestas podrían reproducir con más fuerza los eventos que se vivieron el año pasado, con ataques con buques tanque durante el verano en el Golfo Pérsico, seguidos de los ataques en instalaciones petroleras saudíes en septiembre, que llegaron a disparar el precio del crudo un 10% en un solo día. EEUU ya advirtió que las infraestructuras energéticas saudíes están en riesgo tras el ataque aéreo estadounidense.
Irán ya amenazó hace unos meses con obstaculizar los envíos de petróleo a través del Estrecho de Ormuz, la principal arteria petrolera del mundo por la que pasa el 30% de todo el crudo que se exporta en el globo, sobre todo petróleo extraído en la península arábiga, lo que perjudicaría sobremanera a Arabia Saudí.
En julio de 2019, Mohammad Javad Zarif, ministro de Exteriores de Irán, aseguró que “su país tiene la capacidad para cerrar el Estrecho”. El cierre de vía de transporte obligaría a buscar alternativas mucho más caras para transportar el crudo, lo que afectar al precio final del petróleo y sus derivados.
De acuerdo a los datos de la propia AIE, cerca de 20 millones de barriles de petróleo crudo circulan cada día por el estrecho de Ormuz, lo que equivale al 20% de la oferta global y el 30% de las exportaciones. También es un ruta de paso para cerca del 25% de la oferta de gas natural licuado.
Irán asegura que es capaz de cerrar el Estrecho de Ormuz, la principal arteria petrolera del mundo
Maya Senussi, economista de Oxford Economics, cree que “las potenciales disrupciones en la ofertar son un riesgo al alza para los precios del petróleo, al menos en el corto plazo, sin embargo, la capacidad de bombear más crudo de los países de la OPEP podría amortiguar el impacto a largo plazo”. Los recortes en la producción aprobados por el cartel dejan un margen importante para producir más ‘oro negro’, siempre y cuando la disrupción en el mercado no supere por mucho tiempo los 2 millones de barriles por día. A falta de conocer la respuesta de Irán, la incertidumbre está servida.

(Visited 7 times, 1 visits today)