Escrito por: Empresas

México debe generar competitividad para integrar contenido nacional

Ciudad de México, (Iliana Chávez, Energía Hoy).- Capital humano y transferencia de tecnología serán la clave para generar competitividad de la industria doméstica, que permita a México integrar contenido nacional en el desarrollo de empresas del sector energético de Estados Unidos y Canadá, coincidieron especialistas en el tema.
Michael Comunez, presidente de Monarch Global Estrategies, indicó que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es un componente indispensable para el objetivo de México de desarrollar una industria local robusta y competitiva.
El también exsecretario de Comercio en la administración del Presidente Barack Obama, consideró que “ahora que nos encontramos discutiendo cómo modernizar el tratado, tenemos ante nosotros la oportunidad de avanzar en importantes temas que pueden guiarnos a hacer un gran crecimiento económico, estabilidad, innovación y competitividad”.
De hecho, sostuvo “hoy nos encontramos a un paso de lograr ser la primera región comercial energéticamente independiente, gracias a los precios más bajos de gas natural en el mundo y a las energías renovables. Esta revolución pone a Norteamérica frente a una nueva era de cooperación que será central para mantener las ventajas competitivas que ha construido el TLCAN”.
En ese sentido, consideró que hasta ahora, México no se había beneficiado de ese crecimiento, algo que está cambiando por las reformas energéticas y  la inversión que traen, por lo que en la renegociación debería reforzar, y no debilitar estas ventajas”.

“México no se había beneficiado de ese crecimiento, algo que está cambiando por las reformas energéticas y  la inversión que traen, por lo que en la renegociación debería reforzar, y no debilitar estas ventajas”: Michael Comunez, presidente de Monarch Global Estrategies

Cuando hablamos de temas de contenido local nos enfocamos más bien en el marco legal y disciplinas legales, pero ya digo que “la clave para el desarrollo de una industria doméstica en México en ese sector y para el desarrollo del contenido nacional es darle la bienvenida a las nuevas tecnologías y acoger un sistema de apertura para adoptar la transferencia de tecnología y la cooperación transfronteriza”.
Un ejemplo de esto es el área de las nanotecnologías, hay empresas que están implementando tecnología de punta para evitar la corrosión, para mejorar el curado del cemento que va a reducir viscosidad en el petróleo, y hay otras cosas que francamente están a la vanguardia en la tecnología en México.
 Este país ahora tiene la oportunidad de desarrollar las Industrias nacientes. Para hacerlo mucho más allá de las preocupaciones del TLCAN, independientemente de lo que pase con ese acuerdo, México tiene que seguir estando abierto a la inversión extranjera, tiene que atraer, no solamente inversiones, sino capital humano en transferencia de tecnología.
Como digo, a final de cuentas, TLCAN es importante para el desarrollo del sector, pero no solamente es una parte de los ingredientes críticos que se necesitan, por supuesto también está el tema de contenido local.
Por su parte, Ernesto Ríos Patrón, director general del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), consideró que “la verdadera conceptualización  del contenido nacional no está en el cumplimiento de requisitos, sino está en que se generan las verdaderas competencias y las capacidades que pueden satisfacer correctamente necesidades que demanda la industria”.
El desarrollo de comercio, explicó, necesita ser competitivo, no importa cuántas reglas se pongan, no importa de cuántas maneras se miden, si no tiene ese nivel de competitividad, es decir, ésta no debe depender exclusivamente de una obligación o negociaciones obligatorias, sino de lo que los “proveedores tenemos que hacer para que ese contenido nacional se vuelva significativo para diferentes inversiones”.

“La verdadera conceptualización  del contenido nacional no está en el cumplimiento de requisitos, sino está en que se generan las verdaderas competencias y las capacidades que pueden satisfacer correctamente necesidades que demanda la industria”: Ernesto Ríos Patrón, director general del IMP

Tampoco se trata solo de “empujar el contratismo, no se trata de utilizar el contenido nacional para garantizar que un conjunto de contratos terminen en manos de lo que nosotros podemos llamar ‘nacionales’ o ‘mexicanas’. El verdadero propósito del contenido nacional es que aquellos que nos podemos ver beneficiados de estas políticas, sepamos qué tenemos que honrar en cuanto a las inversiones que están llegando”, insistió.
El objetivo es ser responsables de satisfacer las demandas de desarrollo para darle confianza a los inversionistas y ellos estén dispuesto a apostar con recursos porque “somos útiles y competitivos”, tenemos “capacidades muy específicas que te van a ayudar a extraer información más precisa para que puedas cumplir tu objetivo”.
En ese sentido, sostuvo que lograr contenidos nacionales “mostrar que desde antes estamos invirtiendo en la formación de profesionistas y especialistas, bien capacitados y con actitud correcta, con la visión de negocios; con el conocimiento de la arqueología, el conocimiento técnico, el conocimiento de la ingeniería relacionada”.
Para el director del IMP, “la fórmula de contenido nacional incluye también temas de transferencia tecnológica y de servicios”, proporcionar información de manera anticipada y trabajar “en proyectos de transferencia tecnológica que ahorita no se están planteando, con las que voy a generar parte de la capacidad que te va ayudar a hacer el costo efectivo”.
“Hay espacios todavía alrededor de un tema de contenido Nacional de formación en tecnología y en transferencia que podemos empezar a desarrollar juntos si tenemos una actitud y una visión de traer un servicio competitivo”.
Uno de ellos está relacionado con la educación que se refleja en proyectos que los institutos, las universidades y las empresas de servicios van y promueven con los diferentes participantes. Además permite exportar energías y promover el desarrollo ordenado de largo plazo alrededor de la coyuntura local para beneficio de empleo de las dos partes.
El contenido nacional para el Instituto Mexicano del Petróleo no es sólo una obligación de los operadores, “es una responsabilidad de los proveedores de conocimiento y tecnología e información para asegurar que vamos a generar la competitividad suficiente para que en un futuro, sin la necesidad de que nos ponga reglas, los operadores busquen y promuevan el uso de las empresas nacionales”.
Por su parte, Alberto de la Fuente, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (AMEXHI), dijo que en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) “estamos buscando que refleje la realidad después de 25 años y todo este largo proceso de integración, reconocer esas sinergias, y ahora con la Reforma Energética poderlo modernizar y dar a conocer el valor que tiene el sector de energía”.
Con aspecto como la protección a los inversionistas, la integración de cadenas de valor, todo lo que nos permita hacer las cosas de manera más eficiente, con menos retraso, más barata se traduce sin duda en un sector más dinámico, todo aquello que permite el flujo de personas, de productos. De lo que se trata es de fortalecer la industria tomando en cuenta la cooperación y la influencia regulatoria.
Es una realidad que los tres países estamos completamente ligados en importaciones y exportaciones de crudo, gas, tenemos el potencial para que sin duda logremos ser competitivos a nivel mundial, con los beneficios que se han logrado con el TLCAN como es el caso de insumos más baratos para los consumidores finales y el empleo, principalmente, señaló el presidente de AMEXHI.
En cuanto al contenido nacional, consideró que “México a raíz del nuevo modelo energético tiene una oportunidad histórica para tener un sólida cadena de suministro y convertirse en próximo proveedor de la industria, hoy ya algunos de los miembros de AMEXHI hacen mucho  en México para exportar al resto del mundo”,  aprovechando todos los tratados de libre comercio que tiene México como una herramienta extra.

“México a raíz del nuevo modelo energético tiene una oportunidad histórica para tener un sólida cadena de suministro y convertirse en próximo proveedor de la industria”: Alberto de la Fuente, presidente de la AMEXHI

Para de la Fuente, el contenido nacional no es tanto un tema hacia México sino convencer hacia afuera, y no sólo tenerlo como un requerimiento para cumplir, “sino cómo potenciamos a México como un centro exportador hacia el resto del mundo, en ese sentido estamos completamente alineados con la visión de plazo de la industria nacional”.
Nos obstante, admitió que hay algunos retos como es la satisfacción fehaciente de la demanda, “simplemente con las últimas licitaciones y los recursos que se comprometieron generará muchísimo trabajo”, y debe ir más allá del cumplimiento de estanderes internacionales y enfocarse más al tema de la promoción.
En ese sentido, indicó que “es un hecho que tenemos todavía un campo de maniobra para reducir –por ejemplo- la carga administrativa en el tema de darle seguimiento al contenido nacional, creemos que los trámites a veces pueden ser un poco complicados, y aunque no es un impedimento para avanzar, es un problema que ya trabajamos con la Secretaría de Economía, justamente para promover, para optimizar para ver un sector vigoroso con todos los sectores involucrados”.
Obviamente, agregó, “existe un profundo interés de la industria para tener esta robusta cadena de suministro estamos seguros que se logrará, porque la aspiración que tenemos es que los proveedores mexicanos logren esa competitividad internacional”, concluyó .

(Visited 5 times, 1 visits today)
Compartir

Close